Integridad Electoral

Sin elecciones no hay democracia, pero las solas elecciones no garantizan formas de gobierno democráticas. De hecho, el voto es lo único que se ha logrado conseguir a través de la historia para, de alguna manera, intervenir en la escogencia de los gobernantes, aunque como expresa el peruano Hernando De Soto, cada cuatro o cinco años elegimos  por voto a nuestro dictador.

Frente a los abusos  que se cometen en todas partes por gobiernos y corruptos, en relación con los procesos electorales que los convirtieron en un auténtica Farsa Electoral, y que describo en mi libro del mismo título, desde hace algunos años se viene promoviendo un estándar de Integridad Electoral.El exsecretario general de la ONU, Koffi Annan dirige una Comisión Global en tal sentido, y las Universidades de Sidney y Harvard han  creado un sistema de indicadores para determinar los niveles de Integridad Electoral, encontrando en 2013, de los cientos de procesos electorales nacionales, apenas cinco se pudieron calificar de alta Integridad. En el resto del mundo se vive bajo formas que podrían llamarse autocracias electorales.Al fin y al cabo, el voto es lo único que nos determina como ciudadanos y lo que  nos diferencia de los súbditos, por lo que no sólo se debería ejercer siempre, de manera informada y responsable, sino que además deberíamos constituirnos en veedores,  cuidadores y observadores permanentes de nuestro voto, del desarrollo de las elecciones, sino, además exigir la implementación de criterios y estándares de Integridad Electoral.

Por ejemplo en Colombia, el Código Electoral vigente es anterior a la Constitución del 91, sin que se halla ajustado a la nueva Carta Política, pues a los políticos y gobernantes parece no interesarles. Ni qué decir del resto de América Latina, donde también se amañan, manipulan las elecciones en un sistemático proceso permanente de fraude electoral.

Por ello, si le preocupa lo público, lo que es de todos, le invito a que creemos y promovamos una red latinoamericana de ciudadanos por la Integridad Electoral, para actuar en vez de quejarnos y lamentarnos o soportar entre el estoicismo y el cinismo.

Para empezar le invito a suscribir la página La Farsa Electoral en Facebook, para que desde allí compartamos información, desarrollemos estrategias de acción  e impulsemos avances en Integridad Electoral.

Deja un comentario